12 de febrero de 2017

El récord mundial de velocidad que rompieron en Atacama


por AS Chile


El atleta de downhill Max Stöckl alcanzó una velocidad de 167.6 kilómetros por hora en el Desierto de Atacama. "Fue un esfuerzo enorme". Fueron dos años de entrenamiento los que demoró el atleta austriaco Markus ‘Max’ Stöckl en estar preparado para lograr este desafío y romper un récord mundial: cruzar en 11 segundos y a una velocidad de 167.6 km/h el desierto de Atacama en una bicicleta estándar de mountain bike.


RedBull.com/Markus Stoeckl durante el V-Max 200 en el desierto de Atacama, Chile.


Con un historial de récords, Stöckl creció entre las montañas austriacas y su gusto por la velocidad lo obtuvo a una temprana edad. Su primer récord fue establecido en 1999. Desde entonces, ha establecido récords que van desde uno en el ski resort de Les Arcs en Francia, y un volcán en Nicaragua, entre otros.

Para este último intento del 13 de diciembre pasado –logrado después de ocho pruebas de práctica– fue el seco desierto chileno, con nada a sus alrededores, lo que permitió el inicio de carrera desde el punto con mayor altura (4.000 metros).

Con una pendiente de grava de 45 grados, perfecta para este récord, el atleta de 43 años llegó a 170 pulsaciones por minuto, con el viento soplando a altas velocidades durante un descenso de 1.200 metros, en un lugar a 11 mil kilómetros de su casa en las montañas austriacas de Tirol.

En un momento emotivo después de su último récord, dijo: “Estoy otra vez en una montaña sin nombre en medio del desierto. Es complicado, porque todo está suelto y es muy rocoso al principio. Fue una travesía; pero una vez ahí, de pie, sentí ganas de llorar. Fue muy divertido”.

Pero para Stöckl, el exitoso intento de récord resultó tan emocionante como los dos años que pasaron de preparación. “El Proyecto completo es una gran Aventura”, dijo. “Esto es solo el final de una gran travesía, viajando hasta acá con todos los equipos y abriéndonos camino en medio del desierto”.

Su trayecto de 100 km/h a 120 era directo, pero a medida que la montaña se acababa, el aumento de velocidad era más difícil de conseguir. "Es difícil alcanzar la máxima velocidad", explicó. "Después de 160, cada km/h es un gran esfuerzo. Si quieres alcanzar un objetivo determinado, tienes que darlo todo".

Stöckl resulta todo un espectáculo para contemplar en su bicicleta. Con un traje especialmente diseñado, que se pega a su cuerpo, y todos los amarres a la bicicleta por debajo de este material. Un casco dividido en dos partes: la primera, un casco normal, pero el segundo es un casco de forma aerodinámica proyectado para garantizar la menor resistencia posible, y así permitiendo una mayor velocidad.

Tanto el casco de fibra de carbono y el traje, fueron probados en un túnel de viento para encontrar el mejor diseño y comprobar la mejor posición del atleta para realizar este récord. Pero quizás, la parte más notable de este intento, es que la bicicleta es bastante normal.

“Es una bicicleta de montaña completamente normal, no hay ninguna parte de ella que no puedas comprar”, añadió. “Claro, todas sus piezas son muy profesionales, pero es decir, no tuvimos que modificar o mandar a hacer nada en particular”.

La preparación para llegar hasta Chile, incluyó pruebas en todo tipo de superficies, desde la nieve del hogar, hasta las montañas de nuestro país. Cobrando su cuota justa de caídas, que no sorprende considerando las grandes velocidades que alcanza.

Su sed por escribir su nombre en los libros de récords quizás esté saciada por éste, pero eso, está por verse. Acostado en el suelo, tras haber logrado la marca, habló de su deseo de volver a casa con su familia.

“Es fundamental sentir esto como una aventura. Viajamos a otro continente, directo al desierto tras infinitas horas de trayecto, durmiendo en carpas en medio de las montañas con un grupo de personas increíble. Todo fue muy emocionante ya que nunca sabías con lo que te podías encontrar”, cuenta Max.

Las imágenes que fueron registradas del récord divisan que el objetivo fue logrado tras mucha precisión, incluso Stöckl admite haber estado a un sólo movimiento de haber fallado.

“Cuando logras una velocidad de 160 km/hr, cada kilómetro logrado representa un enorme esfuerzo. Para que se puedan hacer una idea, es como sacar una mano fuera de un auto que está a 150 km/h. Esta fuerza tiene un gran impacto en la bicicleta y en el cuerpo entero. A pesar de sentirme bien hoy, físicamente debo seguir entrenando y ¡mejorar mis condiciones!", cerró.

Fuente:  chile.as.com/chile/MOUNTAIN BIKE/2017


Información:

Max Stockl rompe la tranquilidad del desierto de Atacama y consiguen nuevo récord mundial

El deportista austríaco Max Stöckl batió el récord mundial de velocidad en bicicleta de montaña en el desierto de Atacama, en el norte de Chile, al lograr una velocidad de 167,6 kilómetros por hora en una pendiente de 45 grados, informó hoy la empresa Red Bull, patrocinadora del desafío.




Publicado el 9 feb. 2017 por  AGENCIA EFE


No hay comentarios :

Publicar un comentario