25 de junio de 2014

Viaje hacia el infinito


por Teresa Guerrero

La odisea espacial de la misión 'Voyager':  La nave 'Voyager 1' es el primer objeto creado por el hombre que ha salido del Sistema Solar. Su débil señal es recogida por la Red del Espacio Profundo, un sistema mundial de antenas. Esta red de antenas acaba de celebrar el 50º aniversario de su puesta en marcha.



Recreación artística de la sonda Voyager 1. NASA


Los trabajadores de la NASA la llaman «el centro del Universo». Se trata de la sala de control del Jet Propulsion Laboratory (JPL) en Pasadena (California, EEUU), el lugar desde el que se controlan de forma permanente las naves espaciales que surcan nuestro Sistema Solar y, desde el verano de 2012, incluso el espacio interestelar que hay fuera de él. La sonda robótica Voyager 1 (viajero en inglés) fue lanzada en 1977 y es el primer objeto creado por el hombre que ha salido del Sistema Solar

Haciendo honor a su nombre, lo consiguió tras completar un extraordinario periplo durante el cual visitó la Luna, Júpiter y Saturno. En 1989, puso rumbo hacia el espacio interestelar. Más de 19.019 millones de kilómetros recorridos...Y sumando. Porque su misión, que inicialmente iba a durar un lustro, cumplirá 37 años el 5 de septiembre.  «En principio nuestro plan es que la nave siga volando hasta 2025. Es posible que podamos ampliar su misión otros diez años más, hasta 2035, aunque esto todavía es incierto», explica Joseph Lazio, director científico de la Red del Espacio Profundo de la NASA (Deep Space Network, DSN), durante una entrevista con EL MUNDO en Madrid.

La DSN, operada desde la sala de control del JPL, del Instituto de Tecnología de California, es una red internacional de antenas gigantes de radio construidas para que los científicos e ingenieros puedan comunicarse con las naves que exploran el espacio profundo. A través de ellas, envían comandos a las sondas y se transmiten las fotografías y la información que recaban sus instrumentos. «Todos los datos que recibimos de las sondas espaciales nos llegan a través de esta red», señala.

El complejo de antenas de Madrid

Una de las razones de la visita de Joseph Lazio a nuestro país es, precisamente, conmemorar el 50 aniversario de este sistema científico de comunicaciones, el mayor del mundo, que tiene en Robledo de Chavela (Madrid) uno de sus tres complejos. Los otros están en Goldstone (EEUU) y en Canberra (Australia). Su ubicación geográfica no se ha elegido al azar. Las estaciones están separadas unos 120º en longitud con el objetivo de que todas las naves puedan mantener contacto en cualquier momento con algún centro, con independencia de la rotación de la Tierra. Por ejemplo, la estación madrileña, que hasta 1984 estuvo en Fresnedillas de la Oliva, fue la que recibió en 1969 las primeras palabras de Neil Armstrong desde la Luna.

En cuanto tiene ocasión, Lazio enciende su portátil para mostrar la página web de la DSN donde cualquier internauta puede ver qué nave está siendo rastreada en ese momento desde cada una de las tres estaciones. Durante la entrevista, el complejo de Robledo está comunicándose con dos naves. Una de ellas es Voyager 1. «Mientras estamos aquí hablando, la antena de Madrid está siguiendo el rastro de una nave espacial que está fuera de nuestro Sistema Solar, la que más lejos ha llegado de las que hemos lanzado», destaca Lazio, doctor por la Universidad de Cornell. «La señal que recibimos de ella es muy débil debido a la enorme distancia a la que se encuentra y a su energía limitada», señala. Además, la mayor parte de sus instrumentos no funcionan o están desconectados para ahorrar energía.

Para poder realizar estas llamadas a muy larga distancia, además de disponer de antenas de hasta 70 metros de diámetro, partes de los componentes electrónicos terrestres se mantienen a muy bajas temperaturas para aumentar su sensibilidad.


Joseph Lazio, director de la Red del Espacio Profundo de la NASA, en el Planetario de Madrid.


En los tres complejos de la red DSN hay entre cuatro y seis antenas de tres tamaños (26, 34 y 70 metros de diámetro), que también se usan para realizar observaciones de radioastronomía y radar que están ayudando a los investigadores a comprender mejor el Sistema Solar.

Voyager 1 no está sola en su misión. Tiene una sonda gemela, Voyager 2, que fue lanzada también durante el verano de 1977 (unos días antes, el 20 de agosto) y que podría salir también del Sistema Solar. Aunque menos mediática, su trayectoria no es menos impresionante: no sólo visitó Júpiter y Saturno, como su hermana, sino que una vez que la misión estaba en marcha y, viendo que los objetivos iniciales estaban cumplidos, los científicos de la NASA no pudieron resistir la tentación de ampliar su misión. Así, en 1986, Voyager 2 se convirtió en la primera sonda que visitaba Urano. Tres años después, volvía a registrar una nueva hazaña al acercarse por primera vez a Neptuno.

El lanzamiento de las naves, que se alimentan de baterías nucleares (llevan plutonio-238), se produjo en los 70 para aprovechar una alineación favorable de Júpiter, Saturno, Urano y Neptuno que sólo se produce cada 175 años aproximadamente. Gracias a esa configuración y a las rutas establecidas para aprovechar las fuerzas gravitatorias, que ayudan a las naves a impulsarse y les permite ir de un planeta a otro sin necesidad de llevar a bordo sistemas de propulsión muy potentes, el viaje a Neptuno, por ejemplo, se redujo de 30 a 12 años.

Aunque Voyager 1 supuestamente salió del Sistema Solar en agosto de 2012, la NASA tardó un año en confirmar este logro histórico: «Hemos sido prudentes porque estábamos ante uno de los hitos más importantes en la Historia de la exploración», declaraba en septiembre de 2013 Ed Stone, el jefe científico de la misión. Básicamente, necesitaban tener más datos sobre el plasma (gas ionizado) que había en el entorno, pues ese es el marcador más importante del que disponían para determinar si Voyager 1 seguía dentro de la enorme burbuja solar denominada Heliosfera (que se encuentra bajo la influencia del viento solar y alberga a los planetas del Sistema Solar), o se encontraba ya en el medio interestelar, rodeado de material expulsado por estrellas gigantes hace millones de años.

 

Los límites del Sistema Solar


Y es que, una de las cuestiones más interesantes que ha planteado esta misión ha sido establecer esos límites: ¿Dónde acaba el Sistema Solar? El límite de esa burbuja (o Heliosfera) se denomina Heliopausa y, teóricamente, marca la frontera entre nuestro sistema planetario y el espacio interestelar. O dicho de otra forma, el límite de la influencia del Sol. Voyager 1 salió de la Heliopausa en agosto de 2012 y siguió su viaje por nuestra galaxia, la Vía Láctea. Su gemela entró en ese espacio fronterizo en 2007.



montagepages.fuselabs.com


El contador de kilómetros de ambas naves se actualiza al segundo en la web de la NASA, mientras las sondas continúan su viaje hacia el infinito. Pero para los científicos lo más importante de esta misión no es el destino, sino el viaje en sí mismo. Porque más allá del récord de distancia recorrida, lo que importa es el récord de descubrimientos realizados. Y probablemente, dice la NASA, Voyager ha sido la misión que más resultados científicos ha logrado. La propia agencia espacial afirma que es difícil resumirlos.

Una de las mayores sorpresas fue el descubrimiento de vulcanismo activo en Io, una luna de Júpiter. Fue la primera vez que un volcán activo es observado en otro cuerpo de nuestro Sistema Solar. Ha sido también la primera misión que ha llegado a Urano y a Neptuno, y la segunda en visitar Júpiter y Saturno. En total, las sondas han descubierto un total de 23 lunas de planetas del Sistema Solar que hasta ahora eran desconocidas. Además, han obtenido los primeros perfiles detallados de las atmósferas de Saturno, Urano y Neptuno y los datos recabados por ellas han permitido entender mejor las características de la atmósfera de Júpiter. También realizaron mediciones sobre sus magnetosferas (la región alrededor de un planeta en la que el campo magnético forma una especie de escudo protector contra las partículas de alta energía procedentes del Sol). Las naves gemelas permitieron, asimismo, observar en detalle los anillos de Saturno, descubrir los anillos de Júpiter y ofrecer imágenes detalladas de los de Urano y Neptuno.

Aprovechando el viaje, y por si durante su periplo se encontraran con algún extraterrestre, las naves llevan a bordo sendos discos, bautizados como The Golden Record. Contienen 115 imágenes y una selección de sonidos de la naturaleza y música de distintas épocas y estilos que pretenden ofrecer una muestra de la diversidad de vida y cultura de la Tierra. Fueron elegidas por un comité creado por la NASA y liderado por el mítico cosmólogo y divulgador Carl Sagan, investigador de la Universidad de Cornell. También incluyeron saludos grabados en 55 idiomas y un mensaje del presidente Jimmy Carter, que gobernaba EEUU cuando se lanzó la misión.

El objetivo es mostrar cómo es la Tierra y su historia a otra civilización extraterrestre inteligente que pudiera encontrar en el futuro estos discos de gramófono, que están convenientemente protegidos por una carcasa metálica a prueba de las duras condiciones que hay en el espacio profundo. La idea generalizada es que hay muy pocas posibilidades de que estos discos, que Sagan comparaba con «una botella dentro del océano cósmico», lleguen a manos de extraterrestres. Pero por si acaso, se incluyen instrucciones.

 

Vida en otros planetas


Entre los más optimistas figuran los científicos del SETI, el Instituto para la Búsqueda de Vida Inteligente Extraterrestre, que desde la Tierra intentan localizar señales alienígenas utilizando grandes antenas. Sobre la posibilidad de que los científicos del SETI puedan llegar a contactar con alguna de estas civilizaciones, Lazio, que tiene una amplia experiencia como investigador en algunos de los mayores radiotelescopios terrestres, señala: «No sabemos si hay vida ahí fuera, pero sabemos cómo enviar señales de radio de gran potencia. Las usamos, por ejemplo, para rastrear aviones, y podemos enviar señales fuera de nuestro planeta. Y, si hay vida ahí fuera y están haciendo lo mismo...¿Es posible encontrar señales de vida extraterrestre? Creo que sí. Pero si no buscamos seguro que no encontramos, así que considero que debemos buscar».


tarotamigo.com


De lo que ya no hay duda es de la gran variedad de mundos que hay fuera del Sistema Solar. Gracias a los telescopios espaciales y terrestres y usando técnicas de detección indirectas, en pocos años han sido localizados más de un millar de exoplanetas o planetas extrasolares de distintos tamaños orbitando estrellas muy diversas. «Durante milenios, la gente no sabía que había otros planetas. Cuando yo era pequeño, no se sabía que había planetas fuera de nuestro Sistema Solar. Ahora estamos descubriendo miles de ellos. Es increíble», reflexiona. «¿Pueden albergar vida? Desde un punto de vista científico, no lo sabemos. El nuestro es, de momento, el único en el que la hay. Pero algunos están en la zona habitable de su estrella [a una distancia que teóricamente les permitiría tener agua líquida] ¿Es posible que la alberguen? Sí. Y es extremadamente emocionante plantearnos esta cuestión. Claramente va a ser uno de los focos de investigación en todo el mundo».

Pero incluso los planetas extrasolares que orbitan las estrellas más cercanas a nosotros se encuentran a enormes distancias de la Tierra. Sobre la viabilidad de enviar en el futuro una nave no tripulada capaz de explorar uno de estos sistemas, Lazio considera que «probablemente es posible. Sin embargo, incluso aunque lo fuera, sería muy caro, así que habría que valorar si merece la pena. En 15 o 20 años, cuando sepamos más sobre estos planetas que orbitan estrellas como el Sol, y con los avances tecnológicos, quizás merezca la pena».


Fuente:  elmundo.es/ciencia/2014



Información

El Voyager 1 sale del sistema solar 


Nunca algo hecho por el hombre había llegado tan lejos. El Voyager 1 ha salido del sistema solar. Científicos de la NASA, tras analizar los datos recibidos de la sonda espacial, han podido constatar que abandonó la conocida como burbuja solar en torno al 25 de agosto de 2012, aunque hasta la fecha no habían podido corroborarlo.

"Hemos llegado al espacio interestelar, es algo que todos esperábamos que ocurriese cuando empezamos hace 40 años aunque ninguno de nosotros sabía lo grande que esta burbuja era y ninguno sabía que algo pudiese durar tanto como lo han hecho las sondas Voyager", explicaba entusiasmado Ed Stone, ciéntifico del proyecto Voyager. Gary Stark, otro de los científicos participantes, remarcaba la importancia de lo ocurrido: "Hemos salido del material creado por el sol y estamos totalmente en un entorno alienígena. El material en el que el Voyager se encuentra no fue creado por el sol, sino por otras estrellas vecinas, restos de supernovas y demás".

http://es.euronews.com/2013/09/13/el-...





Publicado el 12/9/2013 por  euronews (en español)


No hay comentarios :

Publicar un comentario