Seguidores

17 de junio de 2014

El misterio de la cara oculta de la Luna, resuelto 55 años después


por J. de Jorge

Investigadores explican por qué el lado que la Tierra nunca ve tiene un aspecto completamente distinto al que siempre tenemos enfrente.

 

 

Penn State/NASA/La cara vista de la Luna



«El hombre de la Luna», que se ve durante el plenilunio en la cara vista de nuestro satélite natural, es una aparente figura humana que, según la tradición, representa a un condenado enviado allá arriba por cometer un horrible crimen. Leyendas aparte, la figura apareció en realidad cuando los meteoritos golpearon el lado que mira hacia la Tierra, creando grandes mares planos de basalto que vemos como áreas oscuras. Sin embargo, no existe ningún «hombre» en la cara oculta de la Luna. Allí hay valles, montañas y cráteres, pero ninguno de estos extensos mares inertes. ¿Por qué? Un equipo de astrofísicos de la Universidad Estatal de Pensilvania (EE.UU.) cree tener una buena respuesta.

«La primera vez que vi un globo de la Luna siendo niño me asombró lo diferente que se veía la cara oculta», recuerda Jason Wright, profesor de astrofísica. «Era todo montañas y cráteres. ¿Dónde estaban los mares? Resulta que ha sido un misterio desde los años cincuenta». Este misterio se llama el problema de las Tierras Altas Lunares y se remonta a 1959, cuando la nave espacial soviética Luna 3 transmitió a la Tierra las primeras imágenes del lado oscuro de la Luna. Fue llamado oscuro porque no se conocía, no porque la luz del Sol no llegara hasta allí. Los investigadores se dieron cuenta de inmediato de que en ese lado desconocido, siempre de espaldas a nuestro planeta, existía un menor número de mares. Su aspecto era completamente diferente. 

Los investigadores de la Universidad Estatal de Pensilvania creen que la ausencia de mares en ese lado se debe a una diferencia en el espesor de la corteza entre el lado de la Luna que vemos y el lado oculto, consecuencia de cómo se formó nuestro satélite natural originalmente, según explican en la revista Astrophysical Journal Letters.

La historia a la que hacen referencia comienza hace 4.500 millones de años, cuando un objeto del tamaño de Marte, bautizado como Theia, chocó violentamente contra nuestro planeta. Capas externas de la Tierra y de ese misterioso mundo salieron disparadas hacia el espacio y con el tiempo formaron la Luna.  «Poco después del impacto gigante, la Tierra y la Luna estaban muy calientes», explica Steinn Sigurdsson, profesor de astrofísica. La Tierra y Theia no sólo se derritieron; partes de ellas quedaron vaporizadas, creando un disco de roca, magma y vapor alrededor de nuestro mundo. Su situación era similar a la de los exoplanetas rocosos descubiertos recientemente muy cerca de sus estrellas. La Luna estaba de 10 a 20 veces más cerca de la Tierra de lo que está ahora, y los investigadores encontraron que rápidamente asumió una posición de acoplamiento de marea con el tiempo de rotación de la Luna igual al período orbital de la Luna alrededor de la Tierra. Desde entonces, probablemente la Luna siempre ha mostrado la misma cara. El anclaje de marea es un producto de la gravedad de ambos objetos.

 

 

«Anclada», desde el principio


La Luna, siendo mucho más pequeña que la Tierra, se enfrió más rápidamente. Debido a que la Tierra y la Luna tuvieron un anclaje de marea desde el principio, la Tierra todavía caliente -más de 2.500 grados Celsius- emitía su calor hacia el lado cercano de la Luna. El lado lejano, lejos de la Tierra en ebullición, se enfrió lentamente, mientras que el que miraba hacia nuestro planeta se mantuvo fundido, creando una diferencia de temperatura entre las dos mitades. Esa diferencia era importante para la formación de la corteza de la Luna, que tiene altas concentraciones de aluminio y calcio, elementos que son muy difíciles de vaporizar. El aluminio y el calcio se han condensado preferentemente en la atmósfera de la parte fría de la Luna debido a que la cara visible todavía estaba demasiado caliente. Miles de millones de años más tarde, estos elementos se combinaron con silicatos en el manto de la Luna para formar un tipo de feldespatos, que finalmente se trasladaron a la superficie y formaron la corteza de la Luna. La cara oculta tenía más de estos minerales y es más gruesa.

Ahora, la Luna está completamente fría y no está fundida bajo la superficie. A principios de su historia, grandes meteoritos golpearon la cara visible de la Luna, liberando los grandes lagos de lava basáltica que formaron los mares que componen el famoso «hombre en la Luna». Los meteoritos también golpearon la cara oculta de la Luna, pero en la mayoría de los casos, la corteza era demasiado gruesa y no brotó basalto magmático, de forma que el lado oscuro está repleto de valles, cráteres y montañas, pero casi ningún mar. Por eso es tan diferente.

Fuente:  abc.es/ciencia/2014




Información:

NASA muestra la cara oculta de Luna 

La NASA publicó el primer video de la cara oculta de la Luna. El video fue tomado el 19 de enero con una cámara a bordo de una de las sonda gemelas "Grail" que voló del Polo Norte al Polo Sur del satélite. El video de 30 segundos forma parte del proyecto llamado Moonkam, que tiene como objetivo fomentar el interés de los estudiantes en la investigación lunar. 

  


Actualizado el 3/2/2012 por  Alberto Gutiérrez, Tlalpan



No hay comentarios :

Publicar un comentario